HYDRAFACIAL 

Hydrafacial: el nuevo tratamiento facial que debes conocer

Hydrafacial es una técnica de rejuvenecimiento facial que no es invasiva. Su ventaja principal es que no requiere de un periodo de recuperación, y sus resultados son inmediatos y visibles tras la sesión.

 

Su objetivo es realizar una limpieza facial en profundidad, eliminar las células muertas y extraer las impurezas. Además, utiliza sérums y esencias para hidratar y tonificar la piel.

Con el tratamiento hydrafacial se pueden mejorar las líneas finas de expresión y las arrugas, pero también la elasticidad y la firmeza de la dermis, así como su textura y tono.

 

También se logran mejorar casos de hiperpigmentación y daño solar. Como ves, es un procedimiento muy completo que proporciona cuidados intensivos a nuestro rostro.

Hidrafacial: la limpieza profunda que devuelve la luminosidad a tu piel

  1. Limpieza y exfoliación de la piel: en primer lugar, se prepara el rostro eliminando tanto el maquillaje como cualquier crema que hayamos aplicado con anterioridad. Después se realiza el peeling mediante una exfoliación tanto física como química. De esta forma se eliminan las células muertas de la capa más superficial de la piel para iniciar el proceso de regeneración celular.

  2. Extracción e hidratación. Durante este paso tiene lugar una de las partes más importantes y que diferencian a este tratamiento de otros: la extracción de impurezas de los poros mediante succión. Gracias a la limpieza y la exfoliación anterior los poros han quedado preparados para que la suciedad acumulada pueda ser sustraída fácilmente. Así, se realiza una limpieza en profundidad de la piel, garantizando que las sustancias y activos que se apliquen a continuación penetren de la mejor forma.

  3. Fusión y protección: ahora el foco está en reparar la superficie de la piel gracias a la aplicación de un cóctel de antioxidantes e hidratantes. Con ellos se favorece la jugosidad y la luminosidad al mismo tiempo que se suavizan líneas de expresión.

El resultado del hydrafacial es inmediato, y además proporciona una sensación calmante y refrescante. Se recomienda para todo tipo de pieles, incluso las acneicas como para aquellas que padecen rosácea.

El secreto de este método radica en la máquina que se usa, diseñada para esta técnica en exclusiva, así como en los sueros que se emplean para fortalecer la piel en profundidad. Como consecuencia, la dermis gana una apariencia de mayor grosor y relleno. Y recuerda: siempre, tras cualquier tratamiento facial, es importante aplicar protección solar y evitar la exposición directa al sol durante las primeras horas.