DERMAPLANING

¿Qué es el dermaplaning?

Es tendencia entre los tratamientos de belleza y consiste en una exfoliación mecánica de la superficie de la piel. El resultado es una piel tersa y suave.

Para aplicar esta técnica, se utiliza un bisturí quirúrgico del número 10 para eliminar las células muertas y los vellos faciales. Por tanto, solo deberá realizarlo un profesional debidamente cualificado y experimentado.

Para realizar este proceso, se pasa el bisturí en un ángulo de 45 grados por el rostro, con movimientos cortos y rápidos para retirar las células muertas de la piel. El tiempo estimado del tratamiento son unos 30 minutos. Posteriormente, se aplica una loción o crema calmante como el áloe vera y, también, un protector solar.

La exfoliación no es invasiva, lo que permite repetirla con regularidad. No obstante, sus resultados son visibles durante unas 3 semanas..

Tras el tratamiento, la superficie de la piel adquiere una textura homogénea y facilita la eliminación de escamas cutáneas y manchas solares. Además, los productos que utilices en tu rutina de belleza facial penetrarán con mayor facilidad.

¿Qué productos son los adecuados tras la exfoliación? Es importante utilizar ácido hialurónico, sérum, aceites esenciales y cosméticos hidratantes. Evita retinoides y productos exfoliantes antes y después del tratamiento.

Aunque el dermaplaning se puede aplicar en todo tipo de pieles, conviene no hacerlo en las siguientes situaciones:

  • Psoriasis.

  • Eczema.

  • Acné severo.

  • Infecciones como, por ejemplo, herpes.

  • Rosácea.

  • Quemaduras solares.

En definitiva, el dermaplaning es un tratamiento indoloro que elimina las células muertas y consigue un brillo natural en tu rostro, el vello vuelve a crecer de la misma forma y grosor que estaba.